En Shibuya, una noche de fiesta puede ser inolvidable y difícil de recordar. Es un barrio especial en Tokio, un lugar para desahogarse en un país marcado por su 24/7 dedicado al trabajo. Emborracharse hasta el punto de perder el conocimiento es tan esperado que incluso tiene un nombre: Shibuya Meltdown.

Para su última serie fotográfica, Oleg Tolstoy visitó Tokio en cuatro oportunidades para capturar el espíritu nocturno de Shibuya, dejando huellas de sí mismo. En una cultura considerada formal y reservada, estas imágenes sin vigilancia presentan un ritmo de vida diferente, envuelto en una oscura mística.

«Inicialmente, las fotografías parecían incompletas», reflexionó Tolstoi, «incorporé técnicas ilustrativas de scratch, grabando mis palabras escritas a mano en las imágenes para abrir un diálogo entre el artista, los sujetos y el espectador».

Tolstoi buscó sondear nuevas profundidades con la fotografía callejera, utilizando técnicas para colocarse indirectamente en el marco. Las observaciones poéticas forman una presencia fantasmal y persistente en la imagen, imponiendo permanencia al paso. Los momentos se capturan como realmente son, cristalizados con pensamientos y observaciones.

Las salidas nocturnas pueden ser una experiencia efímera. Destellos de calles oscuras y bares brillantes borrosos por una embriagadora ráfaga de alcohol que terminan muchas veces en un estado comprometido.

Al aplicar este enfoque personalizado e ilustrativo, las observaciones fugaces de la noche (pensamientos un tanto olvidados, visiones recordadas) se cristalizan en el momento mismo. La serie refleja también la necesidad humana de imponer una narrativa a una situación.

Good Night Shibuya es la continuación de su serie fotográfica anterior, Shibuya Unmasked incluida en Hongkongers y publicada en REGIA, que yuxtaponía lo político con lo cotidiano; Silicon Beach filmada en China, y Who’s Driving Tokyo?, ambos con múltiples reconocimientos.

olegtolstoy.com

@olegtolstoy