Anoche, Guadalupe Curual, de 21 años, corría a los gritos sobre la avenida Arrayanes, la principal de Villa La Angostura, pidiendo ayuda. Por detrás, un hombre también corría, pero con un cuchillo en la mano.

Era su expareja, quien la persiguió e interceptó en pleno centro de la ciudad neuquina y la atacó a puñaladas frente a turistas que paseaban por la zona y que fueron los testigos de lo que pasó junto a las filmaciones de cámaras de seguridad.

Guadalupe, lo había denunciado en el último año y medio tres veces. «En total, lo que hemos podido recabar hasta ahora son tres denuncias en el último año y medio», dijo esta mañana el fiscal de la causa al canal C5N.

Empujones, tirada de cabello y maltrato psicológico, entre otras.

Bautista Quintriqueo, el femicida de 32 años, tenía una “medida de no acercamiento” hacia Guadalupe emitida “por el juez de familia”, pero aclaró que Guadalupe no tenía un botón antipánico.

Además, reveló que en este caso “había una relación compleja” y “una situación muy típica de las situaciones de violencia de género, donde la víctima suele sentirse presionada e intenta levantar las denuncias o minimizar lo que le está pasando”.

Tras el ataque, el acusado corrió hasta la zona de la terminal de micros, donde se provocó algunas heridas con el arma blanca que portaba y fue finalmente reducido y detenido por la policía, que lo trasladó al hospital de la zona.