Por Paula Guardia Bourdin (@revistapola)

 

Int. departamento en Villa Allende, Córdoba – Noche

Un set de techno suena de fondo. Un joven superpone parches de denim sobre una mesa con la forma de lo que parece ser un pantalón. Empieza a coser.

Ignacio Mansur tiene 19 años y su interés por la moda surgió cuando empezó a ir a fiestas de techno. Lo que quería y lo que podía usar estaban en constante choque: ¿cómo vestirse con lo que veía en Instagram si no había forma de encontrarlo en Argentina? La única forma de cerrar esa brecha fue empezar a hacer su propia ropa.

De hecho, la idea de una marca nació en un after party. Un pantalón hecho de parches llamó la atención de la gente y la oportunidad se materializó. Llamó a un amigo fotógrafo, armaron una producción y empezó a subir sus diseños a Instagram. Los lanzamientos son limitados (y muchos a pedido) porque, además que la estructura no se presta a los altos volúmenes de producción, no quiere aburrirse. No hay planificación previa, no hay figurines, todo ocurre de forma espontánea a partir de retazos y experimentación.

Son prendas pensadas para la noche, para ese submundo tribal y litúrgico del techno. Un “súper traje”, diría Ignacio, para un universo en donde no priman la palabra y la razón sino la gestualidad y el movimiento. El lenguaje instantáneo de la ropa se presta a este escenario en donde el cuerpo pasa al primer plano. La fiesta siempre ha sido un laboratorio de estilo, del disco glam de Studio 54 a los Club Kids de fines de los ’80, la libertad de la oscuridad siempre favoreció el progreso de la moda.

Es una reinvención del uniforme de la contracultura, hoy en día digital, atomizada y sobreestimulada. Una suerte de cyber-street relajado, amenazante pero irónico, digno hijo de internet. La marca es accesible e impredecible, una extensión de su persona. Ignacio Mansur materializa a través de su ropa una existencia alternativa, una fantasía que se opone a su realidad: durante el día trabaja en el rubro alimentario y por la noche es diseñador. Tal vez se trate de nuestro propio Clark Kent, del Superman que nos merecemos: real, fiestero y muy bien lookeado.

 

Artículo anteriorPORNOGOTHIC
Artículo siguienteEL COSTO DE LOS SECRETOS
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.