¿Qué dejó al desnudo el nuevo virus?

La pandemia dejó al desnudo que la salida individualista, competitiva y sin estado, que le vende el neoliberalismo a la gente, con ayuda de los grandes medios, no solo no funciona sino que a veces puede resultar suicida.

¿Qué pasa con los que no tienen nada en este momento?

Los que no tienen nada son los que el sistema económico/financiero mundial que está crujiendo hoy dejó en la banquina. No tienen nada que perder mas que la vida y hoy eso los pone más cerca de los que tienen mucho o algo, a futuro tienen que darse cuenta que tratar de entrar a un sistema que se derrumba es un suicidio además de poco realizable, tienen que luchar por un nuevo sistema.

¿Y con los informales?

Entre los informales hay muchísimas situaciones, hay gente sobreviviendo a duras penas que esta ahí porque no tuvo opción y hay gente que le va muy bien y eligió estar ahí, las situaciones de ambos son normalmente bien diferentes y sus comportamiento sociales, económicos y políticos a veces pueden ser hasta opuestos, pero en esta situación excepcional ambos están muy complicados y creo que es hora de que sean conscientes de que no les sirve a ninguno de los dos un estado desmantelado, autista y solo presente con ayudas asistencialistas, a lo neoliberal. Solo puede ayudarlos a crecer y desarrollarse un estado fuerte, presente pero con el que dialoguen y se hagan conocer.

¿Te sirven los conocimientos en el yoga para sobrellevar este tipo de shocks?

Creo que en este momento de mi vida, con justo medio siglo, a mi persona y formación la define mucho más el ser padre, profesor universitario y practicante de yoga que mi titulo de economista o las casi tres décadas trabajando como tal. Sin duda para sobrellevar este shock lo que más me ayuda es sentirme parte de redes de personas que tratan de pensar como cambiar de un sistema jodido y suicida, con el patrimonio y consumo individuales como únicas medidas de éxito, a uno que ponga a los seres humanos y su bienestar en el centro de la prioridad y objetivos.

¿Qué ejercicios de meditación recomendás para las personas que se encuentran encerradas y se persiguen?

El estar encerrado e incluso hacinado en el caso de mucha gente es una situación de la que se puede salir si se toma como meditación toda actividad que uno realice con total foco en ella. No hay meditaciones correctas o incorrectas, mejores o peores, la meditación es estar ahí y la técnica que exploremos y encontremos que nos lleve a estar en el presente con plenitud de consciencia, es la que hay que adoptar. Todas las técnicas de meditación van a tener una de respiración que las acompañe y así como estando «encerrados» por este aislamiento de cuarentena somos mucho más conscientes de las cosas cotidianas que dabamos por seguro que siempre estarían y ahora no están, también debemos disfrutar ese contacto con el afuera y la vida que es respirar y que algún día inexorablemente no tendremos mas.

¿Crees que además del plano financiero, después que pase todo esto vamos a necesitar una respuesta para nuestra salud mental?

Creo que el impacto de este aislamiento sumado al de la crisis económico/financiera mundial van dejar secuelas internas mucho mas profundas que lo que pase afuera en las finanzas o mercados, para bien y mal la gente va a potenciar muchos de sus comportamientos, miedos, sueños, angustias, deseos y demás. Como soy una persona optimista creo que de esto puede aprenderse una lección que nos lleve a un mundo mejor. No va a ser en unos meses ni en un par de años pero puede ser un momento bisagra que abra una puerta a una sociedad mejor.

Otra de las cosas que se ponen en discusión por estos días pandémicos es el tema de la vivienda y los alquileres. Hay muchos que presionan para congelarlos o directamente dejar de pagarlos mientras dure la pandemia. ¿Cual es tu visión?

En esta cuestión como en muchas otras que se están planteando como el pago de los impuestos, cuotas diversas, créditos, etc. no hay soluciones generales y no debería haber soluciones demagógicas. Todas las soluciones que se promuevan tendrán que tener en cuenta la situación de las partes, no es lo mismo el alquiler de un local en un megashopping que el de un departamento que es la única renta de una jubilada con la jubilación mínima. No es lo mismo el cobro de una cuota de un auto que vendió una automotriz que la cuota de un colegio privado pequeño. Lo peor que se puede hacer en esta situación extrema es dar soluciones demagógicas sin medir las consecuencias.

También empieza a sonar fuerte el tema de los despidos masivos. ¿Qué crees que pasará con esto en unos meses?

Sin duda los estados tienen que lograr que las empresas que aún sean viables no despidan a su personal, utilizando para esto tanto ayudas económicas y fiscales como la fuerza de nuevas normas en caso de que sea necesario pero las ayudas deben tener en cuenta no solo esa viabilidad sino también la capacidad de las empresas y la importancia del empleo que representan. No creo que el estado pueda salvar a todas las empresas que se van a ver afectadas por esta crisis económico/financiera mundial, que es la de 2008 que se ha «pateado para adelante» 12 años hasta que la gota de la pandemia derramó el vaso. Habrá sectores que van a sufrir cierres y quiebras como los ligados al turismo y que van a ser imposibles de salvar, en esos casos el estado debería apoyar las reconversiones y capacitaciones para la gente que quede sin trabajo.

En relación a los multimillonarios, ¿cómo te cae que trasciendan en los medios jugadas como la del CEO de Twitter, Jack Dorsey, que salió a decir que donaba US$ 1000 M?

Las acciones voluntarias de los multimillonarias son parte de un aportar algo para que no cambie nada y siga siendo billonario. Si no hay un acuerdo mundial para realizar un cambio profundo en cuánto aportan a los estados los billonarios y en cómo se trata a la herencia y la acumulación de riquezas/poder concentradas en pocas manos seguiremos rumbo a que ese cambio se haga por las malas y eso no le conviene a nadie, ni a los pobres ni a los ricos.

Siguiendo con Silicon Valley, en medio de la nube de humo sobre robots, inteligencia artificial y computación cuántica, como que nadie estaba preparado para un riesgo tan arcaico como una plaga…

Abundantes teorías conspirativas de estos días responderían que es justamente cuando sobran los humanos como mano de obra que una pandemia o varias llegan como anillo al dedo. Sin meterme a debatir si el virus llegó y se difundió solo o con ayuda, lo que sí está claro es que justamente así como la tecnología pega grandes saltos en las guerras, en las últimas décadas una parte mayoritaria de la tecnología se ha utilizado para dejar de lado a la gente en la producción y más aún en los objetivos de las finanzas desbocadas, por eso no solo no se ha evitado la pandemia sino que además ésta lleva a miles de muertes evitables el haber sido desmantelados los sistemas de salud pública por la presión de las deudas y evasión fiscal que sufren los estados y que fomentan los circuitos financieros internacionales.

 

@juanvalerdieco es economista, profesor de Macroeconomía en la UNLP y profesor de yoga.

Artículo anteriorLA ERA NINJA LLEGÓ
Artículo siguienteVIDAS MEDIO VIVIDAS
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.