En 2016, Kanye West era internado en el Centro Médico Ronald Reagan UCLA de Los Ángeles. Dos años después, West habló públicamente sobre esa hospitalización y el tratamiento médico que recibió por sus problemas de salud mental, incluido un diagnóstico bipolar. West describió en ese momento cómo sus médicos encontraron el equilibrio adecuado de fuertes medicamentos y terapias y decidió hablar sobre su tratamiento médico porque, en sus palabras, «quiero cambiar el estigma de la salud mental».

El sábado 4 de julio, nada menos que en el Día de la Independencia de Estados Unidos, West irrumpió Twitter para anunciar que se iba a presentar en las elecciones de fin de año como candidato para sacar a Donald Trump de la Casa Blanca.

No hace falta decir que West, como figura pública que expresa opiniones políticas controvertidas, es un negro fácil para ser criticado, con dureza o de otro modo, por la esencia de lo que dice y hace. Cabe recordar sus declaraciones racistas cuando fue a visitar a Donald Trump a su Tower en Manhattan.

También ya tenemos claro que ama el frenesí que provoca durante los fuegos artificiales que genera con cada anuncio, y de hecho, desde que escribió su anuncio presidencial, está retuiteando cada historia sobre él postulándose para presidente, desde sitios falopa de las Filipinas hasta Reuters.

Kanye había dicho el año pasado que se presentaría en 2024. Los obstáculos para obtener suficientes apoyos políticos para el 3 de noviembre son demasiados, y la fecha es tarde, ya que las campañas están avanzadas: tanto Trump como Joe Biden ya están en carrera.

Según CNN, es poco probable que las intenciones de West, al menos para este año, sean reales, porque no cumplió con el plazo para presentarse como candidato independiente en muchos estados.

«Con las elecciones a solo cuatro meses de distancia, West aún necesitaría registrarse con la Comisión Federal de Elecciones, presentar una plataforma de campaña, recolectar suficientes firmas para ingresar a la papeleta electoral de noviembre y más», publicó CNN.

En este juego viral que KW conoce muy bien al igual que su mujer, el sábado una hora después, la publicación ya tenía más de 200,000 likes. Pero una de las respuestas más rápidas provino de la cuenta de Musk, que no dudó en decir que lo apoyaba completamente.

El CEO de Tesla y SpaceX, y el creador de The Life of Pablo, fueron noticia la semana pasada también, luego de otro tuit con una foto que se convirtió en un millón de memes. En la imagen, se ve a la pareja de Grimes usando la línea de Yeezy que hizo en alianza con Adidas.