Los NFT, que irrumpieron en medio de una pandemia global para decirnos que la era digital necesita también un resguardo, refugiarse, a pesar de que Internet nació para ser un poco el salvaje oeste y que se está transformando (si no lo hizo ya) en un kiosco dominado por tres o cuatro marcas que coparon todo.

Desde la semana pasada, REGIA MAG se convirtió en el primer medio de comunicación en Argentina en subir la colección con la mayoría de sus portadas a Opensea, la plataforma más importante de NFT en este momento.

REGIA NFT en Opensea.

Para los que no tienen la más remota idea de qué estamos hablando, aquí va una guía paso a paso de NFTs.

¿Qué significa NFT?
Token no fungible.

Pero, ¿qué es un NFT?
Los tokens no fungibles son la forma más nueva de criptomonedas que operan y se comercializan en el mercado de cadenas de bloques de código abierto. A diferencia de Bitcoin o Ethereum, los NFT son objetos digitales de un solo uso cuyo valor se deriva del hecho de que son únicos.

¿Entonces son coleccionables?
Prácticamente. Criptocoleccionables. Artículos digitales que no se pueden reemplazar ni replicar, por lo que tener uno es poseer todo.

¿Por qué son tan populares en este momento?
Las NFT están teniendo un momento, gracias a algunas transacciones de alto perfil. Jack Dorsey (el CEO de Twitter) subastó su primer tuit como NFT. Obtuvo casi 3 millones de dólares.

Grimes (también conocida como la mujer de Elon Musk y madre de la pequeña X Æ A-Xii) vendió su colección de arte digital por US$ 7,500 la pieza, totalizando US$ 6 millones en ventas. La rapera Azealia Banks grabó una cinta de audio de ella misma teniendo sexo y la vendió como NFT por US$ 17,000.

Uno de los grandes atractivos de los NFT para los artistas es la promesa de poder recibir una parte de cada transacción futura, a perpetuidad, al igual que a los compositores se les paga cada vez que se interpreta una de sus composiciones. Todas estas transacciones pusieron a los NFT en el centro de atención y, en teoría, cualquier cosa puede ser un NFT.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por SEA QUEEN ????? (@azealiabanks)


¿Cualquier cosa?
Bueno sí. Sin embargo, está la opción de que nadie lo compre. El mundo del arte tiene NFTs semi-secuestrados, y gran parte de los grandes negocios que se realizan en línea giran en torno a obras de arte digitales o lanzamientos de música únicos. The Weeknd busca lanzar pistas únicas como NFT.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por NFT (@nft)


¿Cómo se realiza la compra?
La mayoría de NFT existen en el mercado de Ethereum, y ahí es donde bajan la mayoría de las transacciones. Los NFT se compran y negocian en Ethereum; solo que en lugar de comprar algunas fichas, compras una sola ficha. Los sitios web del mercado de NFT permiten comprar NFT con una tarjeta de crédito, lo que facilita aún más la entrada al juego.

En diciembre de 2020, el artista digital Beeple subastó 20 obras por más de US$ 3,5 millones en la plataforma Nifty Gateway, y una, titulada The Complete MF Collection (2020), se vendió por US$ 777,777.

La gente está perdiendo la cabeza comprando obras de arte de NFT digitales. Según el sitio web Crypto Art Data, en todas las plataformas, los NFT ahora generaron más de US$ 108 millones en ventas.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por beeple (@beeple_crap)


¿Pero, no puedo descargar esas obras de arte digitales yo mismo?
Si y no. Se pueden buscar imágenes en Google de cualquiera de las obras de arte de Beeple y guardar el archivo, pero nunca tendrá el original, y ahí radica el valor del NFT.

Además, existe cierta legitimidad para mantener las NFT como únicas. El comprador puede mantener un registro en papel de quién creó qué. Si un coleccionista compra un NFT en una de esas plataformas y luego decide revenderlo en la misma plataforma, el sitio en cuestión podría remitir parte de las ganancias al artista. Sin embargo, ese porcentaje generalmente no se divulga al coleccionista cuando se compra el artículo.

Los NFT también son únicos entre los objetos de colección en el sentido de que nadie que los vende está cobrando impuestos sobre las ventas.