La misma banda que hace exactamente dos semanas había publicado en todas sus plataformas sociales que echaban de la formación a su líder y voz cantante, Maxi Prietto, por las múltiples acusaciones de abuso sexual a mujeres fans, comunicó por esas horas que se habían arrepentido de la decisión de expulsar del grupo nada menos que al cantante: «Ahora con más perspectiva y contando con mayor información, entendemos que en este caso, no fueron testimonios que buscaban alguna forma de reparación, sino un linchamiento. Queremos pedirle disculpas a nuestro público, a Maxi y a su familia por habernos hecho eco de los testimonios anónimos que se difundieron».

Hace unos días, Maxi Prietto vivió un escrache anónimo en las redes sociales. Desde ese momento atravesamos momentos muy…

Posted by Los Espiritus on Sunday, March 17, 2019

 

Los testimonios que hasta hoy se pueden ver en el blog que lleva el nombre del supuesto abusador, fueron tres y se trataban de descripciones de situaciones de sexo violento en lugares donde la banda daba sus primeros pasos como Plasma y Zaguan Sur. Los relatos coinciden en las formas de manejarse de Prietto.

Las denuncias anónimas tienen un hilo en común también con el resto de las bandas y músicos denunciados en los últimos meses, y en este caso puntual, aún no están los resultados de la investigación para saber si efectivamente las mujeres que dicen haber sido abusadas por Prietto lo van a llevar hasta las últimas consecuencias.

Pero la banda además de contradecirse en cuestión de días (y también de minutos la primera vez, cuando sacaron otro comunicado diciendo que no lo habían expulsado sino que había sido de mutuo acuerdo) también se apura en deslegitimar las denuncias y calificar de «linchamiento» la actitud de las chicas: «no fueron testimonios que buscaban alguna forma de reparación, sino un linchamiento». Obviaron la parte que siempre se debe partir de escuchar a la victima. Y que en el caso de las denuncias sobre abusos sexuales el testimonio es más importante que cualquier interpretación.

La reacción de sus seguidores fue inmediata. Primero remarcando la estrategia fallida del grupo de ir y venir con un integrante como si fuera un plomo, de manejarse con el mismo abogado que Pez por las similitudes en las decisiones y contradicciones, o bancando la actitud frente a «feminazis».

O se dieron cuenta que sin Maxi Prieto la banda se terminaba entonces recularon y prefirieron correr el foco de las denuncias !??

 ¿Y cuál sería esa nueva «perspectiva» y esa «mayor información» a la que aluden? ¿La palabra del denunciado? ¿O descubrieron un plan orquestado por un comando feminazi en su contra?

Ojalá maxi no vuelva a tocar con ustedes, no se lo merecen, lo dejaron a pata, colgaron Su nombre de un árbol para que todos lo vieran

Me encantaría de corazon que fueran falsas porque desde que pasó no planeo escucharlos nunca más hasta que se demuestre lo contrario.