Por Facundo Nadur

Hasta hace unos pocos años, casi nada se sabía sobre él. Joven, disruptivo, sensual. Así podríamos resumir en pocas palabras el estilo de Ludovic de Saint Sernin, el diseñador parisino sub-30 que acaloró la pasarela y encendió las redes durante la presentación de su última colección para hombres SS20.

Luego de su pasaje por el equipo creativo de Balmain, el joven diseñador decidió construir su propia marca en 2017 y, si bien aún son pocas, cada colección que lanza no deja de sorprender y seducirnos.

Con tintes minimalistas, los cortes y texturas de sus prendas realzan la delicadeza del cuerpo masculino. Inspirado en Robert Mapplethorpe, sus diseños exploran la sexualidad gay desde diversas aristas.

Inmerso en un contexto cultural en donde las fronteras entre lo masculino y lo femenino son cada vez más difusas y puestas en cuestionamiento, la mayoría de sus prendas pueden ser usadas tanto por hombres como por mujeres; en resumidas cuentas, por todes.

Su última cita fue en la terraza del Centro Pompidou, visita obligada para todos aquellos amantes del arte moderno y contemporáneo. La tarde era húmeda, sin dudas, bajo el sol del verano parisino, las condiciones meteorológicas ideales para el show que estaba a punto de presentarse.

Simulando una pool-party, los modelos recorrieron la pasarela con prendas translúcidas y frescas. Hasta el mismísimo Rick Owens se hizo presente y se adentró en el mundo de ensueño y sensualidad que Ludovic recreó: organza, cristales, piel desnuda, una paleta de colores crema con algunos quiebres en rosa, fueron los destacados de la presentación.

Dentro de esta atmósfera onírica, los suspiros se hicieron oír cuando uno de los modelos recorrió la pasarela usando solamente una toalla corta beige.

Despertando curiosidad, deseo, morbosidad, sensualidad, inquietud e incomodidad, fue un hecho: esta presentación dio sobre qué hablar. #ldsstowelchallenge, fue el hashtag que explotó en las redes minutos después de la presentación de la colección. Sin lugar a dudas, Ludovic de Saint Sernin es un diseñador para dejarse atrapar y no dejar de mirar.