Después del tsunami que provocó que lo que era un chiste de mal gusto termine de Presidente, bienvenidos a tiempos interesantes. En las elecciones de los Estados Unidos además de establecer quién manda en el Capitolio, se votaron otros temas de importancia como la regulación de la industria porno en California, donde el 54% se mostraron contrarios a imponer el uso de preservativos en las películas pornográficas. A su vez, fue  California uno de los cinco Estados junto a Maine, Arizona, Massachusetts y Nevada, en votar a favor de la legalización de la marihuana para uso recreativo. También fue California la que en estas elecciones votó a favor de continuar con la pena de muerte.

Esta es la sociedad make america great again, yuxtapuesta y fundida en el atavismo y la contradicción. Un país plantado como un continente, como un sueño, con costas liberales arrasadas por el corte turístico y el vampiro NY. pero que aún conserva su Detroit como espiritualidad industrial.

En este mapa de divorcios, la marihuana parece ser cosa seria en la sociedad yanki leáse yonki. Los datos de estas elecciones hablan solos. En California, Maine, Arizona, Massachusetts y Nevada se votó a favor de la legalización del uso recreativo de la marihuana. En Florida, Dakota del norte y Arkansas se logró levantar la prohibición del uso medicinal del cannabis. Por su parte, en el estado de Montana se desarrolló una consulta popular que proponía bajar las restricciones en el uso medicinal de la marihuana, que ya rige.

En relación a las disposiciones legales de la marihuana, la mayoría de los Estados coinciden en dar acceso legal para los mayores de 21 años, permitirá a los usuarios tener hasta 283 gramos en sus casas, permitirá su consumo en clubs sociales, considerar a la marihuana como un producto agrícola y un impuesto de hasta el 15% que luego se deriva a Educación.

En tanto el acceso a la marihuana medicinal se hace a través de una receta médica y está destinada a la gente con trastornos por Estrés Postraumático, epilepsia, Parkinson esclerosis múltiple y otras enfermedades degenerativas.

tumblr_o52knc2tdp1r0qxl7o1_1280

Cuatro estados votaron para aprobar nuevas leyes que hacen que el consumo de marihuana sea equivalente al consumo de licores. Esos estados se unen a Alaska, Colorado, Oregon, Washington y el Distrito de Columbia en una especie de coalición que desafía fuertemente al gobierno federal, que aún clasifica la marihuana como un medicamento de la Lista I, lo que significa que no tiene «uso médico actualmente aceptado».

Sólo en Arizona, donde la marihuana medicinal ya es legal, y que estaba siendo considerado legalizar el uso recreativo, no pasó una nueva ley. Eso es menos sorprendente de lo que parece a primera vista. La legalización de la marihuana es uno de los pocos temas sobre los cuales republicanos y demócratas parecen estar uniéndose. Si bien los demócratas y los independientes son todavía mucho más propensos que los republicanos a favorecer la legalización del uso recreativo, el apoyo de ambas partes está aumentando considerablemente

Este cambio se debe en gran parte a la creciente investigación sobre la marihuana y la conciencia de que puede tener beneficios para la salud y pocos riesgos. Pero también es en parte debido al creciente reconocimiento de que la legalización está generando una sólida industria subterránea que podría proporcionar muchas ganancias para las economías locales.

El mes pasado, el Marijuana Policy Group publicó un informe en el que se destacaba que en Colorado gracias a la marihuana se crearon 18.000 empleos nuevos fulltime y la entrada de alrededor de $ 2.400 millones a la economía del estado en 2015.

No está del todo claro dónde se encuentra parado el presidente electo Donald Trump sobre el tema. Él ha dicho que cree «100%» en el valor médico de la marihuana, y también ha dejado claro que no interferiría con los derechos de los Estados a establecer sus propias leyes y agendas relacionadas con la marihuana. Pero Trump no ha hecho público que su política de drogas (y muchos otras) estén claras todavía.

Mientras tanto, los nueve estados y distritos donde la marihuana es completamente legal (California, Massachusetts, Maine, Nevada, Alaska, Colorado, Oregon, Washington y DC) son los mismos que votaron por la candidata perdedora, Hillary Clinton.