¿Cómo viviste la inauguración de la muestra en BETA, qué tiene de especial TODO ROTO?

Estuvo muy bueno, ya había hecho una muestra individual en 2015 en Hollywood in Cambodia, pero lo que hacía era muy distinto, eran pinturas y dibujos en papel en formatos más chicos. Esta es la primera vez en la que solo cuelgo cosas vinculadas al fútbol amateur.

¿Te molesta cuando la gente trata de ver un significado más profundo en las obras, como que están buscando algo más, alguna metáfora y no tenés idea de por qué?

No, para nada. Cada uno ve lo que quiere y lo que puede.

¿Te sentís cómodo en el mundo del arte?

Yo soy para el mundo del arte, lo que el 3 de Mandiyú de Corrientes era para el mundo Boca en los 90s. Me da lo mismo.

¿A qué edad comenzaste a mostrar lo que hacías?

A los 28. Empecé a pintar personajes al lado de los graffitis de mis amigos y después hice murales. Luego vinieron los dibujos y pinturas.

¿Tratás de ver al submundo del fútbol como lo que es en el momento o hay cierta nostalgia atrapante que siempre está ahí presente? Digo, el fútbol y su cultura cambió mucho en poco tiempo al volverse un espectáculo y un negocio de miles de millones, con toda una carga de perdida de inocencia muy grande.

Me interesa la cultura de fútbol espontáneo y amateur, como contraparte necesaria de ese fútbol hiper mercantilizado e industrializado.

¿Dónde disfrutás más como artista, en el espacio público de los murales o en el detalle y los cuadros de las galerías?

Antes me gustaba más estar en la calle. Hoy disfruto más el ritual del taller.

¿El ritual del fútbol de salón sigue igual que hace diez o veinte años, según tu experiencia?

Hace 20 años tenía 14 y podía correr 4 horas seguidas. Hace 10 años tenía 24 y salía hasta las 7am y a las 9 estaba jugando un torneito. Hoy me ato los cordones y me lesiono.

Además te gusta el básquet, ¿pensás en algún momento meterte con ese mundo?

Jugué toda la vida al básquet, desde los 4. En algún momento hice algunos dibujos y encargos. Siento que con lo del fútbol estoy exprimiendo naranjas. Cuando me quede sin jugo veré que hago.

¿Cómo es el proceso creativo, usás fotos de momentos, ideas previas o empezás de una con lo que tenés en la mente?

Es una mezcla de ideas que anoto, fotos que saco, cosas que googleo, y bocetos de personajes que dibujo sin pensar mucho.

En relación a tu experiencia como muralista, contanos cual fue el mural que significó un paso grande en tu historia y también hemos leído por ahí que sufrís de vértigo, contanos un poco esto.

Fue un mural que hice con Alfredo Genovese para Proyecto Duo en 2014. Un amigo fue el que creó el proyecto y creía mucho en mi. Entonces me dio esa oportunidad. Fue raro porque yo tenía poca experiencia pintando murales propios de gran escala, y era una medianera de 7 pisos que había que pintar en 5 días. Aun así yo tenía más experiencia con paredes grandes que Alfredo, que es una eminencia del fileteado. Hoy a la distancia veo como una irresponsabilidad haberlo aceptado, pero también aprendí muchísimo. Y obvio, dormí 5 días mareado porque me da vértigo. Lo hago, pero la paso mal pintando en altura.

Imagen portada: Marcos Lopez para Juxtapoz Magazine.

Artículo anteriorAPOCALIPSIS NASCAR
Artículo siguienteKAYDY CAÍN: URBANISMO & SUSTANCIA
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.