El regreso de Sarah Connor se da en un momento especial del mundo, cuando las máquinas ya nos dominaron y quizas no nos hayamos dado cuenta que también nos mataron. El estreno de la saga Terminator se dio en un contexto ochentoso donde la robótica y la computación aún eran planteadas en términos de ciencia ficción. Luego en los 90s también siguió este hilo conductor donde las máquinas buscaban la extinción de la humanidad, con excepciones.

Todo bajo la atenta mirada de James Cameron, alguien que sabe mucho de distopías no tan distópicas, y a poco menos de 30 años de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick.

La guerra entre la especie humana y la Inteligencia Artificial Skynet, que planteaba Cameron como gloria del sci-fi, se hizo realidad. Pesadillas que estamos soportando en estos últimos años en modo Elon Musk y la mar en coche que las corporaciones tecnológicas que están usando la IA, drones y robots desde Amazon en sus depósitos para reemplazar operarios hasta los ejércitos para bombardear enemigos y pese a la tecnología, matar población civil inocente.

Pero en la historia de Terminator lo importante no fueron las máquinas sino su mujer y heroína, considerada una de las más importantes heroínas de la historia del cine. Sarah Jeanette Connor estuvo en las primeras dos películas de Terminator y posteriormente en Terminator Génesis, además de la serie de TV llamada Terminator: The Sarah Connor Chronicles. En la película, el personaje es interpretado por las actrices Linda Hamilton y Emilia Clarke; mientras que en la serie es interpretada por Lena Headey. Pero todos laureles se lo llevó Linda.

Linda Hamilton está programada para regresar a la franquicia, como fue revelado esta semana por primera vez por el sitio Hollywood Reporter. Hamilton volverá a interpretar su papel de Sarah Connor, la camarera convertida en guerrera. James Cameron y Arnold Schwarzenegger ya están vinculados al nuevo proyecto, con la inclusión de Hamilton completando la trinidad creativa. Cameron no dirigirá esta vez (será dirigida por Tim Miller de Deadpool), aunque está produciendo y elaborando la nueva historia, que se dice que es una «secuela directa» de Terminator 2: Judgment Day, de 1991 .

Cameson, Hamilton y Schwarzenegger.

Terminator también representó un negocio tremendo para Cameron y su productora que se fue expandiendo desde el Día del juicio final de 1991 (remasterizada y reeditada en cines este año) para incluir varias secuelas y precuelas (todas muy abajo del nivel de la 1 y 2), cómics, novelas e incluso una serie en TV, pero esta es la primera vez en más de 25 años que Hamilton agarra la ametralladora nuevamente. Connor fue interpretada en ese interín por dos de las mujeres más poderosas de Game of Thrones, Emilia Clarke y Lena Headey.

La inclusión de Hamilton, de 60 años, se siente que podría ser un paso adelante para la representación femenina en las películas de acción dijo Cameron en un evento privado. «Tan significativo como lo fue para las estrellas del género y la acción en todas partes en ese entonces, va a ser una gran declaración tener a esa guerrera experimentada que ha regresado. Hay muchachos de 50 y 60 años que matan a malos, pero no hay un ejemplo de eso para las mujeres».

Cameron, quien estuvo casado anteriormente con Hamilton, causó enojo entre los fanáticos de la Mujer Maravilla el mes pasado cuando rechazó a la superhéroe femenina como un «paso atrás» para las mujeres, mientras alababa su propia representación de una heroína femenina en Sarah Connor. Otro oportunismo más en un contexto donde Hollywood se convirtió en la cuna del #MeToo.

Esto es un paso atrás que no era necesario. Tanto la película original de 1984 y T2 remasterizado aún se mantienen como dos de las mejores películas de ciencia ficción que se hayan hecho, pero es un paso atrás que Cameron describa a Sarah Connor como un icono feminista, una mujer fuerte que fue planteada desde la belleza. En primer lugar, Cameron parece estar ignorando a la Sarah que conocimos en la primera película, ella no era una mujer fuerte sino pura angustia que necesitaba ser salvada por Kyle Reese innumerables veces del Terminator que quería matarla. Ella no era fuerte, aparte de tener la preocupante situación de un robot enviado a tiempo para quitarle la vida, y definitivamente era una mujer hermosa con un icónico peinado de los años 80.

Obviamente, Cameron se refiere a Sarah Connor en T2, 11 años después de los eventos de Terminator, arrojada a un psiquiátrico (después de tratar de hacer explotar una fábrica de computadoras) y se separó de su hijo. Nadie le cree y, por lo tanto, se la trata como si fuera una mujer histérica del siglo XIX que necesita contención. ¿Y por quién está contenida? Principalmente por hombres. Su médico es un hombre, quien la describe como «portadora de delirios de persecución, violencia, depresión y comportamiento», mientras que los guardias que se ocupan principalmente de ella son hombres y uno de ellos la ataca sexualmente. Esto poco y nada tiene que ver con el «feminismo», más bien es dominación masculina.

Terminator 2019.
Terminator 2019.

La nueva historia ignorará los eventos de todas las películas de Terminator en las que Cameron no participó (Terminator 3: Rise Of The Machines, Terminator Salvation y Terminator Genisys) y una vez más se centrará en Sarah Connor, probablemente su hijo John, y Arnold Schwarzenegger (T-800) en la batalla que continúa para evitar que Skynet destruya el mundo.

Cameron produce con Skydance, mientras que la distribución será manejada por Paramount Pictures en EE.UU. y Fox en el mercado internacional. David Goyer (Blade, la trilogía The Dark Knight), Charles Eglee (Dark Angel), Josh Friedman (The Sarah Connor Chronicles) y Justin Rhodes, forman parte del mencionado departamento de guionistas.