En el nuevo short film de Alexan Sarikamichian & Guido Barbosch, llamado Nostalgia, los tiempos pandémicos se mixturan con interiores y videollamadas, como un collage de los tiempos interesantes y no menos estresantes que nos toca vivir.

Filmado desde la plataforma de streaming Zoom desde Buenos Aires, ciudad donde residen los directores pero que va más allá y muestra instantes de otros adolescentes del mundo en la misma condición de confinamiento.

 

Son dos los directores de NOSTALGIA. ¿Cómo es el vínculo? ¿Cuál es el origen del corto?

AS: Conocí a Guido por Instagram, teníamos amigos en común. Guido quería hacer un corto pero como estamos y seguimos en cuarentena en Argentina, recién los permisos de filmación se están habilitando. Yo tenía la necesidad de hacer algo sin tener que lidiar con eso. Se nos ocurrió empezar antes con un corto por ZOOM. La idea era reunir a adolescentes a través de un juego virtual en donde ellos podrían encontrarse con sus miedos, sus fantasías, y compartirlas con personas que estaban en la misma sintonía, así sentirse acompañados.

GG: Como dijo Alex, nos conocimos por Instagram y cada uno había visto algunos proyectos que había hecho el otro. El origen del corto fueron las ganas de crear y buscar un concepto que se pudiera adecuar al hecho de filmar con las cámaras de la computadora, de manera online y a distancia debido a la situación.

¿De qué forma relacionaron su historia con la crisis existencial que estamos viviendo en 2020?

AS: Yo soy de las personas que se cuidan y creo que también tenemos que pensar en el otro. La verdad me la pasé encerrado y sentía que tenía que hacer algo creativo. La influencia del Covid para esta historia fue meternos en uno de los problemas que género esta pandemia a miles de adolescentes que dejaron de verse. Nos basamos en el estado del ánimo como punto de partida, para entrar en el mundo de los adolescentes, y tomamos la nostalgia como modelo para poder hablar de ciertas sensaciones, pensamientos desde una mirada sensible y cruda en donde creemos que muchos nos sentiríamos cercanos.

GG: Yo creo que estamos en un momento tan raro que te empezás a preguntar un poco todo, sobre todo con respecto a los vínculos. Nuestra historia gira un poco en torno a eso, a los sentimientos que se tiene para con unos para los demás y como eso afecta en nuestro humor y día a día.

¿Cómo fue trabajar el casting para contar la historia?

AS: Para mí fue la etapa más divertida, es una de mis pasiones trabajar sobre quien va a componer cada personaje. Teníamos el concepto de hacer algo inclusivo desde los actores y modelos, y hacer una ensalada y mezclar culturas y raíces. Por eso elegimos a chicos y chicas de diferentes países, y lenguas, y hasta de pensamientos para que todos podamos tener el mismo sentimiento y que el espectador se sienta identificado. A la mayoría de los actores los conocía de las redes, y había trabajado con ellos previamente o teníamos las ganas de hacerlo. Fue fácil la forma en que quisieron formar parte del proyecto.

GG: Ale es un capo con el casting, debo decir que si bien los elegimos entre los dos, el tiene una gran pasión por eso. Fue un proceso muy divertido porque además trabajamos con actores y actrices de afuera, y fue una linda experiencia

¿Cómo fue el proceso de trabajar por Zoom?

AS: Para mí fue la primera vez, y fue divertido. La verdad dependíamos de que el actor entienda cada aspecto técnico de lo que necesitábamos, porque de alguna manera él también formaba parte ya que estaba solo encerrado en su cuarto comprendiendo lo que le pedíamos, y no es lo mismo a tener a la persona enfrente. En un rodaje normal somos un equipo de 5 personas mínimo, y acá teníamos que hablarles sobre cosas que no entendían, como las luces, los encuadres, que lo tenían que hacer bajo nuestra mirada. Fue un desafío y también fue lo mejor que nos pasó porque demostraron una total entrega y responsabilidad, porque estamos muy contentos con el resultado y se debió a que cada uno lo hizo posible. El actor en este video fue todo.

GG: En esta cuarentena ya había hecho algunos videos vía Zoom o de manera online y está bueno. Obviamente que tiene sus pro y sus contras, no podés controlar todo y te tenés que dejar llevar. Si bien mi pasión es filmar e ir a los rodajes, es una experiencia diferente y divertida.