En medio de fuertes rumores de que Luis Miguel murió hace 15 años por órdenes de un personaje poderoso de la política y que el actual se trataría de uno de los cientos de dobles que tiene en todo el mundo, se filtraron los pedidos del mexicano para sus tres shows en Córdoba y Buenos Aires, promocionados en pleno crack de su biopic en Netflix con récords de audiencia y que significó para él coproducir y mostrar su lado oscuro para millennials.

Con una cara pasada de lifting y pesada en botox, arribó a la Argentina para sus tres conciertos que son parte de la segunda etapa de su Gira México Por Siempre que arrancó en Santiago de Chile con cuatro shows a mediados de febrero y que siguió esta semana en el Orfeo Superdomo y el Campo Argentino de Polo. El tour de dos años tiene números un tanto impactantes para un cantante que casi estaba en retirada: 404 días, 69 ciudades, 16 países, 1,251,878 de personas que lo vieron.

Hospedado en Suite Presidencial, el artista le pidió a la productora local responsable de su presentación que le decoren el camarín con telas, aunque muchas veces no llega ni a transitarlo. Esto también incluye rosas blancas de tallo largo sin espinas. Además pidió tener en su camarín frutos secos y frutas frescas caladas en porciones, aunque no tiene por costumbre comer nada antes de sus shows, por lo que se infiere que todas estas exigencias son de su equipo de colaboradores.

Además, toallas blancas, velas aromáticas de vainilla para perfumar los ambientes y jabón también con esencia de vainilla. Para hidratarse, un producto que es un suero que viene de diferentes sabores y se utiliza para recuperar sales y minerales que se pierden al realizar desgaste físico. Sin embargo, si bien es muy consumido en México, en Argentina no se pudo conseguir y fue reemplazado por otro.

Para tomar durante sus conciertos exigió traer agua alcalina ionizada súper cargada, de una marca internacional. Aunque en este caso también se deberá bancar que no tengan la marca que pide y aceptar una de características similares.