El martes 28 de mayo inauguró La noche eterna, una nueva muestra de pinturas y dibujos de Santiago Motorizado, el frontman de El Mató, en la Galería Haimney de Barcelona y en el marco del Primavera Sound.

El último álbum de El Mató llamado “La Síntesis O´Konor” (editado en 2017 en Argentina, Chile, México, Colombia, USA y España) fue considerado por la crítica especializada como uno de los mejores álbumes argentinos de ese año.

Como artista plástico ha exhibido sus trabajos en distintas galerías de arte y centros culturales de Argentina y ha participado en ferias como Arte Ba (Buenos Aires) y Swab (Barcelona). La Noche Eterna es su primera exhibición individual fuera de Argentina.

La muestra fue curada y producida por Tomás Fox (@pibefox_), que se encuentra allá y con quien hablamos para que nos cuente el backstage de la muestra de Motorizado que además de ser un músico consagrado, es el ilustrador de la banda.

Tomás Fox junto a Santiago Motorizado en la inauguración de la muestra en Barcelona.

¿Cómo fue para vos la curaduría de la muestra de Santiago Motorizado?

La verdad que fue bastante caótico en el sentido de que hasta la tarde anterior a la inauguración no tenia definida la curaduría porque Santi me había pedido que quería pintar un par de obras más y que las iba a llevar con él a Barcelona. El llegó el día anterior a la inauguración así que hasta ese momento no sabía con qué obras iba a contar para poder terminar de pensar qué es lo que queríamos decir con la curaduría.

Lo que estaba claro era que iba a ser una muestra de la última etapa de El Mató: La Síntesis O’konor, pero había que definir cómo lo íbamos a presentar. Al ser la primera muestra de Santi en Barcelona y fuera de Argentina, estaba la tentación de empapelar la galería de dibujos, que es algo que ya había hecho en un par de muestras de él en Buenos Aires, para que los fans y gente que sigue su arte pueda disfrutar y porque su obra funciona muy bien y se potencia en conjunto.

Pero finalmente decidí arriesgarme y hacer una curaduría más minimalista, con pocas obras y mucho espacio entre si. Algo que nunca había hecho con su obra. Más net. E hicimos un lado b en otra sala donde colgamos obras de diferentes épocas estéticas de El Mató y la verdad que funcionó.

¿Seguís su carrera en El Mató o no es algo que influyó a la hora de ver sus trabajos como artista?

Conocí el trabajo de Santiago primero obviamente por su música. Pero cuando me enteré que él era el que hacia todo el arte de la banda (afiches y discos) me voló la peluca. Me empezó a gustar más la banda y admirar su arte. La parte estética visual es una pata fundamental de la banda. Termina de cerrar el universo El Mató. Me resulta muy interesante que le den tanta importancia a eso. Y siempre me generó mucha intriga el punto de relación entre sus dibujos y su música. Es misterioso.

¿Cómo viviste la inauguración de la muestra en Barcelona?

Con mucha intensidad. La idea era hacer una muestra de Santiago en Barcelona cuando El Mató fuera a tocar al Primavera Sound. Creíamos que era una gran oportunidad y una experiencia diferente: que el público de allá no solo pueda ir a ver tocar en vivo a la banda sino que también pueda ver el arte visual exhibido en una galería. Así que tenía la responsabilidad de producir y curar la primer muestra de Santiago fuera de Argentina, trasladando todas las obras conmigo y encima en una galería tan zarpada como Haimney, que es un proyecto enorme, muy groso. Todo eso hacia que sea hermoso pero al mismo tiempo una gran responsabilidad. Por suerte los chicos de Haimney confiaron desde un primer momento y me dejaron trabajar con total libertad, teniendo la decisión final de la curaduría. La verdad que les agradezco mucho por eso, porque no es fácil tener una galería, y menos así de importante y dejar que venga uno de afuera a decidir todo sobre una muestra.

Por otro lado, tenia un poco de miedo de que no venga nadie. Porque no sabía qué respuesta íbamos a tener del publico de Barcelona. Sabia que a El Mató le va bien ahí, pero tampoco es Argentina. Así que era todo incertidumbre. Por suerte salió todo bien y la inauguración explotó de gente. Santi tocó unas canciones en plan solista y no cabía un alfiler en la galería. La gente llegaba hasta la vereda. Y eso que la sala era muy grande.

Imaginamos que tuviste tiempo para cruzarte al Primavera Sound …

Si, la verdad que es un monstruo el festival. Muy grande y muy bien organizado. Creo que de una punta a la otra hay 1 kilómetro tranquilamente. Muchos escenarios de diferentes estilos musicales y tamaños, y el predio está frente al mar. Una fiesta. De hecho se puede bajar a la playa. Los puntos altos para mi fueron el show de Jungle, Mura Masa, Stereolab, Putochinomaricon, Rosalía y los 107 Faunos que dieron un show épico.

¿Cuál es el futuro de la muestra, viene a Buenos Aires?

La muestra queda en la galería en Barcelona hasta Julio y después vuelve a Buenos Aires. Pero queda el vínculo entre Haimney y Santiago para mover su obra en España y calculamos que Europa. Por otro lado estamos pensando en hacer algo en Buenos Aires pero para más adelante. Por ahora no podemos confirmar nada.