El artista italiano Maurizio Cattelan tuvo su primera exposición individual en el Reino Unido en veinte años en el Palacio de Blenheim (Woodstock, Reino Unido). Inaugurada el 12 de septiembre de 2019, la exposición cuenta con nuevas obras especialmente hechas para la muestra. A estas se sumaron algunas de sus piezas más icónicas como parte de una selección temática que se exhibirá en todo el Palacio del siglo XVIII, que se relaciona con la historia y el entorno único de Blenheim.

La exposición presentó América (2016), un inodoro de oro sólido de 18 quilates que se instaló dentro del Palacio, adyacente a la sala de nacimiento de Sir Winston Churchill. Como un inodoro que funciona completamente, los visitantes podían usarlo durante su visita y experimentar un raro encuentro individual con una de las obras más famosas del arte contemporáneo.

Pero este fin de semana, pasaron cosas.

La policía británica arrestó a un hombre después de que se robaran el inodoro de oro macizo de Cattelan del Palacio de Blenheim. La obra de arte conceptual, que según los informes tiene un valor de alrededor de US$ 5 millones, aún no fue encontrada, por lo que se piensa que pueden haberlo derretido para venderlo.

Una banda de ladrones expertos irrumpió en la casa señorial cerca de Oxford la noche después de que Cattelan’s America (2016) fue exhibido al público. La policía confirmó en un comunicado que los ladrones se habían escapado a las 4:50 am del sábado, después de haber arrancado la obra de arte de alto valor, peso pesado y totalmente funcional. Había sido instalado en el inodoro una vez utilizado por Winston Churchill.

Cattelan salió a desmentir las especulaciones de que el robo era un engaño. «Desearía que fuera una broma», dijo al New York Times , y agregó que el robo es «muy serio, aunque sea un poco surrealista» (tiene un valor de al menos US$ 4 millones derretido).

Esta escultura está cargada de posibles significados. Existe la trayectoria histórico-artística, desde Duchamp y Manzoni hasta artistas más contemporáneos como John Miller y Wim Delvoye, que trabajaron con la iconografía escatológica. Ampliando esta perspectiva económica, también existe una división cada vez mayor en todo el mundo entre los ricos y los pobres que amenaza la estabilidad de nuestra cultura. Cattelan comenta explícitamente sobre este hecho al crear lo que llamó «un uno por ciento de arte para el noventa y nueve por ciento». El inodoro de oro, un cifrado para los excesos de riqueza, estuvo por primera vez disponible para que todos lo usen en la privacidad en el Guggenheim.

Sin embargo, fue la referencia a Trump lo que resonó más fuerte durante el tiempo de la escultura en el Guggenheim. Cuando el artista propuso la escultura a mediados de 2015, Donald Trump acababa de anunciar su candidatura a la presidencia. Era inconcebible en ese momento que este magnate de los negocios, él de la torre dorada del mismo nombre, pudiera llegar a la Casa Blanca.

La policía británica confirmó que un hombre de 66 años fue arrestado en relación con el robo y que permanece bajo custodia. En un comunicado, el Palacio de Blenheim dijo que se sintió aliviado de que nadie resultó herido durante el robo. Sin embargo, los ladrones rompieron los caños y causaron inundaciones significativas cuando retiraron el inodoro, y el Palacio de Blenheim permaneció cerrado durante dos días.

El artista dijo que espera que el trabajo, que se volvió viral cuando un curador de Guggenheim ofreció prestarlo a la Casa Blanca para Trump, seguirá cumpliendo su propósito previsto incluso después de su desaparición.

«Quiero ser positivo y pensar que el robo es una especie de acción inspirada en Robin Hood».