Bad time, good show. Ayer, durante el Fashion Week de San Pablo, la marca Ocksa presentaba su última colección. Durante el espectáculo, el modelo Tales Soares (26), también conocido como Tales Cotta, fue cayendo hasta caer fulminado. Inicialmente, los invitados y parte del staff que se encontraban cerca pensaron que era parte del show, pero pronto sus compañeros comenzaron a tratar de reanimarlo aunque no hubo respuesta.

Luego del desfile, la muerte del modelo fue confirmada por la cuenta oficial del SPFW, en una declaración que decía: «Lamentamos su pérdida y enviamos nuestras más profundas condolencias a la familia de Tales». Los seguidores de la cuenta se enfurecieron porque el calendario del día continuó como si nada hubiera pasado. Incluso, el desfile de Ocksa continuó después de que Tales muriera en la pasarela.

Por otra parte, la novia de Soares se trasladó a Instagram para rendir homenaje al modelo. «Gracias por colorear mis días con tus risas y nuestras bromas … Te amo por siempre», decía. La agencia de modelos a la que pertenecía, Base Management, destacó los «comportamientos ejemplares» de los modelos que lo socorrieron, y también abordó los rumores sobre su muerte. «Nunca presentó ni se quejó de problemas de salud. Mantuvo una dieta saludable (era vegetariano), no usaba sustancias ilícitas y estaba en condiciones de participar en el desfile», dijeron.

Los detalles adicionales de la muerte de Soares se sabrán después de la autopsia.