La saturación como estandarte y ritmo. La red social de una cultura como algo que apunta nada más que a mi vida aquí y ahora. La construcción de un breaking megamix que puede ir de cataratas de tweets presidenciales a hashtags de Combate #SomosFuertesGraciasAVosMica etc, armando una red de psicosis colectiva en scroll, un despiadado aquí y ahora.

El anuncio del posible cierre de Twitter inc llega de la mano del anuncio de su venta con compradores potenciales como la Disney que hace rato que dejó de ser solo dibujitos y ya tiene en su poder cadenas como ESPN y NBC; Google que hace rato dejó de ser un buscador, y Facebook que dejó de ser hace rato Facebook.

Estadísticas negativas que hablan de una fuerte caída de usuarios nuevos y de un callejón sin salida en los números que más importan y que derivan de los ingresos por avisos patrocinados.

Datos concretos que marcan un declive de un proyecto lanzado hace diez años y que se suman al reciente anuncio del cierre de Vine, la app de videos en loop que compraron en 2012 y que parecía trepar alto.

b8h5qcpsww

Un mundo sin tuits puede significar la vuelta del mundo horrendo de los intermediarios, del vip planteado como acceso a una información privilegiada que con Twitter se rompió mal. El acceso directo del star system hasta las periferias remotas marcó un quiebre en las formas de comunicar.

En unos años pasó de ser una red de mensajería en 140 a un medio de comunicación potente y filoso, entendiendo lo global como pocos y construyendo una imagen contraria al silencio.

En ese vértigo, la información se volvió primero una alternativa a los grandes medios, después el centro de todo lo que acontece, del nervio y la palabra. El 2016 lo encuentra como una plataforma alienada masiva turbada transitando su propio gran laberinto.

sin-titulo

Silicon Valley logró instalar un mundo de apps y redes sociales que en 20 años cotizan en bolsa, en una invasión a la intimidad a la privacidad pocas veces vista y aceptada sin chistar. En este baby when the lights go out que armaron también dejaron claro que todo termina y que la nube se puede evaporar. Desapariciones y lo fatal ya asumido como natural cuando los usuarios dejan de entrar, cuando se vuelve obsoleto el sistema de juego.

Fotolog fue uno de los casos de una plataforma exitosa, brutalmente exitosa, que atrapó el espíritu adolescente de una época que empezaba a vincularse con la fotografía sin estudios, jugando con los efectos de edición de cámaras y celulares en una precariedad primate. En ese vértigo fue encontrando sus picos y pronto su muerte con la aparición de otras galerías más cool y una negación a cambiar de piel, hasta el anuncio de su cierre definitivo, avisando que los usuarios podían bajarse una copia de seguridad de sus fotos hasta el último día.

En Argentina Fotolog fue un fenómeno social. Y con Twitter pasa lo mismo. Acá pegó diferente, un micromundo cobija de una sociedad agrietada y caracterizada por el exabrupto desde el anonimato, encontró su espacio definitivo.

 

sin-titulo

La intimidad sucia, la viralización y lo inhumano. Twitter se fue transformando al compás del poder de la imagen que no tenía, concentrándose en el poder de la palabra y viralizando la fuerza del engaño. La formación de olas a fuerza de hash y algoritmo, es uno de sus puntos más altos, el poder de hacer correr la bola, instalar desinstalar.

Con esto se llegó lejos, el hash pasó a ser ha$$$h y lo inhumano se fue apropiando de las tendencias a través de séquitos de trolls, usuarios digitados por el robot de microsoft. Empresas pero sobre todo la política se entendió muy bien con este humo de la fuerza del engaño.

Campañas escondidas, hashtags carpetazos, tuits borrados, una cuenta que se llama tuits borrados, cínico.

tumblr_ns9up1tx971sjekqvo10_1280

De tanto jugar con la falsa muerte, parece haberla encontrado de verdad. Palo Alto meca de lo inhumano laberinto la fuerza del engaño ser corporación pensar como corporación creer en el mercado apostar a la palabra tomando distancia de los audios tomando distancia de la imagen invirtiendo en gifs y stream en qué estás pensando qué estás haciendo qué está pasando qué nos está pasando sociedad de consumo invade retro fijate mi bio mandá hashtag baila charlotte son momentos comunicar el dolor de ya no ser venderse codearse subir subir subir hasta estancarse encajarse en su propio barro tal vez.

No habrá nunca una puerta estás adentro y el alcázar abarca el universo y no tiene ni anverso ni reverso ni externo muro ni secreto centro no esperes que el rigor de tu camino que tercamente se bifurca en otro que tercamente se bifurca en otro tendrá fin es de hierro tu destino como tu juez no aguardes la embestida del toro que es un hombre y cuya extraña forma plural da horror a la maraña de interminable piedra entretejida no existe nada esperes ni siquiera en el negro crepúsculo la fiera.