Maximiliano Tor tiene 22 años y es un joven artista multidisciplinario nacido en Formosa, Argentina. Su mayor foco creativo reside en la Dirección de Arte, branding y diseño de contenido para marcas de moda y lifestyle como Blackmamba, Inside Studios, Rexona, Socialité, REGIA y Aloud. Sus fuertes son el diseño gráfico, motion graphics e ilustracion digital.

Descubrí mi pasión casi sin querer. Tuve la suerte de nacer rodeado de música y comunicación, mi familia tenía una radio y recuerdo que me llamaba mucho la atención los separadores que sonaban al aire: efectos de sonidos, canciones remixadas, voces por momentos inentendibles y efectos robóticos. Mi viejo fue una suerte de diseñador gráfico en su juventud, luego lo abandonó y décadas después abrió una radio donde conoció a mi mamá: periodista, conductora y locutora. Con el tiempo y a medida que iba creciendo me daba cuenta de que las cosas que más me atraían siempre iban por el mismo palo, primero fue la radio y sus sonidos, luego la tele y el branding de cada canal, en Internet me fascinaban los gifs y las animaciones de sus páginas, y sigue…

¿Y de Buenos Aires qué te atrajo?

Lo que me atrajo de esta ciudad es lo ecléctica que puede ser, todo convive con todo. Recuerdo que el año pasado cuando participamos del cierre del Bafweek junto con Inside Studios estuve hasta las 3AM estresado trabajando en el CEC esperando que terminen de editar las fotos para aprobarlas, entré diez minutos a la fiesta de Blackmamba codeado con los socialités porteños, salí de ahí, busqué amigos y fui directo a una fiesta en un departamento por el cumpleaños de Rorro Casas a bailar trap, cuando dieron las 7AM y nos fuimos a un McDonald’s a bajonear, después a otro departamento a escuchar My Bloody Valentine y Slowdive hasta caer rendidos. Ese choque de culturas, el under, la expresión de cada una de las personas que conozco, lo carismático de la gente, lo pequeña y grande que puede ser la ciudad por momentos me parece muy enriquecedor. Algo que creo que ocurre en Buenos Aires y no en otros lugares del país es que funciona como un trampolín hacia el mundo y realmente hay muchas oportunidades.

¿Cuáles son tus mayores influencias en el mundo creativo?

Lo que me marcó fue la televisión del 2000, en ese entonces el diseño estaba muy marcado por el trabajo de The Designers Republic, un colectivo de diseñadores de Sheffield que revolucionó la escena, en Argentina Nickelodeon, MTV y Locomotion eran a mi ojo lo mejor que había en imagen en ese entonces, altamente influenciados por TDR. Hoy en día a donde más miro es a todo el branding de Warp Records a través de los años, admiro mucho a Paul Rand, los estudios HORT y FISK, y Eric Hu, quien es una figura clave y está marcando las tendencias.

El primer trabajo de Tor también fue sin querer. En 2014 fue el Director de Arte de la radio de su familia, que según cuenta «estaba prácticamente en decadencia» y antes de darla de baja le preguntó a su padre si la dejaba manejarla. Le dijo que sí, al instante armó una carpeta de música como para tres días y la dejó sonar en aleatorio, armó una página en Facebook y los separadores e identificadores a su gusto. «La música era super rara para el lugar, Grimes, CSS, Charli XCX, The Knife, Yelle, y más de ese estilo. Todo fue re autodidacta, yo estaba en el colegio y para mi era un juego. Al día de hoy lo veo y me sigue pareciendo re divertido. Después se me fueron acercando marcas de moda a través de una amiga en Buenos Aires y allí fue cuando decidí realmente que lo mío iba en expansión».

¿Cuáles fueron tus laburos más divertidos?

Con 20 años llegué a Buenos Aires y estaba un poco mareado. El primer mes arranqué a hacer piezas publicitarias para la marca de una amiga, Moontropic. Al mismo tiempo entré a una revista super random y aburrida para administradores de consorcio, a los pocos meses me sumaron REGIA y a Chien Noir, una galería de arte en Palermo Viejo que generó mucho ruido los tres años que estuvo activa, en paralelo a esos trabajos asistía a muchas fiestas under en CABA y La Plata, dormía como mucho 4hs al día y llegaba tarde a todo. Lo gracioso es que en ese entonces no me gustaba la moda, no la entendía, pensaba que todo era pura frivolidad y pose, que era vacía y hueca. Con el tiempo entendí que moda era el único rubro en el cual podés hacer lo que quieras en materia de comunicación con la excusa de que es parte del universo de la marca. Creo que esa fusión de universos fue importante para mi.

Según Tor, su trabajo más importante hasta el momento fue el que realizó como Director de Arte y Comunicación (2017—2019) en Inside Studios, una Fashion School creada por Ash Mateu. «Buscamos una forma de poder comunicar moda de manera llamativa para un público juvenil que ya no te abre una revista ni por casualidad y está constantemente bombardeado con Instagram. Queriamos impactar. Hoy viéndolo en perspectiva y más alejado de eso veo lo bien que lo logramos».

@tormaxi