Hotel bidasoa, un clásico para los residentes de Santiago de Chile y un must para los extranjeros es parte del 2 por ciento de los hoteles que siguen abiertos en el mundo durante la pandemia del coronavirus.

Rápidamente pudo convertirse en un cuartel sanitario y previenen el contagio del virus respetando los consejos de la OMS y desinfectando el recinto a diario con productos naturales de origen alemán.

En él, hoy residen varios artistas chilenos que han preferido pasar sus cuarentenas co-habitando con otros.

Bidasoa, que significa «camino al mar» en vasco , es un hotel operado por una gran familia que vive en los últimos pisos del edificio ecológico.

Ceviche vitaminico.

No sólo se caracterizan por no ocupar combustibles fósiles sino también por ofrecer alternativas alimenticias que superan la clásica gastronomía de los hoteles.

Para muchos, Bidasoa es más que un hotel o un restaurante, es una plataforma de transformación en la que se encuentran personas que sintonizan en torno a los mismos valores, entre ellos, el arte de vivir en base a actos conscientes y disfrutar lo que es, vibrando en el tono de lo eterno y trascendente.

Pizza de cañamo proteica.

La sección de Alta Vibración en el menú es un ejemplo de eso.

La invitación es a comer con el corazón ocasionando el menor sufrimiento posible a los animales, los ecosistemas y los organismos que consumen esos alimentos.

Esfera vegana.
Piramide de chocolate.
Bombones veganos.

Es un viaje a través del paladar que suele complementarse con la cultura de los vinos, la curaduría musical, la buena onda de los anfitriones ,el flow del equipo, las tardes de yoga, respiración y viajes sonoros con cuencos tibetanos y arpas.

La dinámica creativa de ese equipo es siempre llevar la experiencia a otro nivel, hoy más que nunca enfocada a levantar el sistema inmune.

Es así como desarrollaron su delivery para que los fieles a su cocina puedan disfrutar de la escena en sus casas, mientras cumplen sus cuarentenas obligatorias.