A principios de este mes, The New York Times publicó una historia mantenida en total secreto sobre el enorme incendio en 2008 que destruyó más de 500.000 másters de artistas como Buddy Holly, Elton John, REM, Ray Charles e incluso el icónico Nevermind de Nirvana. Un nuevo informe descubrió que incluso más artistas perdieron su trabajo en el incendio, incluidos The Who, The Police, Dolly Parton, Blink-182, Beck, Sonic Youth, Primus y Smash Mouth.

El incendio se produjo en junio de 2008 y la discográfica en ese momento afirmó que solo se había destruido la atracción ‘King Kong’ del parque temático y una cámara de video con copias de obras antiguas. Pero la nueva investigación realizada por el NYTimes mostró que la pérdida fue «el mayor desastre en la historia del negocio de la música».

Ahora, varias bandas, músicos y productores de artistas muy conocidos demandaron a la compañía discográfica más grande del mundo, Universal Music Group [UMG], el viernes después de la investigación y denunciaron que cientos de miles de grabaciones maestras, copias de protección, música inédita y otros materiales se quemaron en el incendio masivo en una bóveda de UMG en 2008.

La demanda, que reclama daños por más de US$ 100 millones, fue presentada por los abogados de Tom Petty y Tupac Shakur, las bandas Hole y Soundgarden y el cantautor Steve Earle.

La idea no es hacerlo de forma individual sino ir con una demanda colectiva, por lo que cualquier otro músico y grupos con vínculo a UMG que se encuentren en una situación similar pueden ingresar a la demanda también.

Según el informe del Times , el incendio supuestamente destruyó el trabajo de varios de los mejores músicos durante muchas décadas, desde Louis Armstrong hasta The Roots.

Los demandantes sostienen que UMG incumplió su contrato con los artistas al no archivar los materiales correctamente, en lugar de eso supuestamente guardó másters y otros materiales «en un depósito de almacenamiento inadecuado y deficiente ubicado en un sótano de Universal Studios (Hollywood)».

Además, dicen que después del incendio, Universal ocultó la pérdida con declaraciones públicas falsas como que ‘solo perdimos un pequeño número de cintas y otro material de artistas NN de los años 40 y 50′».

La demanda también afirma que incluso cuando UMG supuestamente ocultó pérdidas devastadoras de sus artistas, la compañía «logró con éxito superar los litigios y los reclamos de seguros que, según los informes, estaban en US$ 150 millones», y que los músicos tienen derecho a compartir esos reclamos.

Courtney Love Cobain, la ex líder de Hole (y la viuda de Kurt Cobain, cuya banda Nirvana era otro grupo de UMG), tuiteó una respuesta angustiada a la investigación del Times , escribiendo: «Lea la devastadora y aterradora exposición de (periodista del Times) Jody Rosen. Nuestra historia ha sido destrozada, es terrible y triste».

A pesar de la magnitud del daño, un importante abogado de la discográfica le dijo a Variety esta semana que los intentos de los artistas de demandar a UMG por el fuego enfrentarán un gran desafío, porque contractualmente la mayoría, si no todas, las cintas maestras físicas eran propiedad de UMG, no de los artistas. Por esa razón, la compañía no tenía la obligación de informar a los afectados sobre el daño, dijo el abogado.

Todo se reduce a la diferencia entre la cinta maestra o el disco duro como un objeto físico, que en casi todos los casos es propiedad de los sellos, en oposición a la propiedad intelectual protegida por derechos de autor (es decir, las grabaciones de sonido) contenida en ese máster.

Aunque UMG no era el dueño de las instalaciones (se lo alquilaba a NBC), la demanda de los músicos intenta echarle la culpa a la compañía diciendo que estaba al tanto de los peligros de incendio en ese lugar. «Los Demandados sabían que las fachadas de madera se construyeron con materiales no combustibles y altamente inflamables, lo que creaba un riesgo de incendio significativo. Los demandados optaron por ignorar este peligro «.