En medio de una de las campañas políticas más patéticas que se recuerde, ninguno parece tener en la punta de la lengua la palabra salud ni ideas que apunten a un derecho humano que debería ser esencial. Y menos que menos hablar de la situación de los pacientes con VIH en el país.

A principios de la semana pasada una investigación de la Fundación Grupo Efecto Positivo (GEP) daba cuenta de faltantes en la entrega de medicamentos importantes para un grupo masivo de personas que los necesita actualmente en Argentina.

Uno de los primeros en anunciar el problema fue Franco Torchia, periodista y activista de larga data con los temas del colectivo LGTB y que también supo encarnar la voz anónima y peculiar de Cupido en la época más hardcore de Much Music.

A través de Twitter, con el título “Es oficial: más de 15 mil personas sin medicación contra el VIH” mostraba el informe con denuncias sobre demoras en la entrega y un freno en el stock de uno de los medicamentos más importantes.

«Quienes desde fines de 2015 en adelante somos receptores de las permanentes denuncias sobre faltantes de medicación contra el VIH, las enfermedades de transmisión sexual y la hepatitis C en el sistema público y también en el sistema privado de salud, damos cuenta de forma sistemática de este incumplimiento atroz del Estado nacional y su subvaluada Secretaría de Salud, otrora Ministerio», dijo hoy en una nota publicada en el (ex) suplemento Soy de P12.

De acuerdo al informe publicado en la web de GEP, existen en la actualidad “faltantes de medicamentos que integran los esquemas antirretrovirales utilizados por las 86.338 personas con VIH que se encuentran en tratamiento en la Argentina”. Con el agravante de que además peligraría “la entrega de medicación de más de 15 mil personas con VIH”.

El trabajo de investigación detalla compras públicas, stocks y adquisiciones proyectadas brindada por la Dirección de SIDA, Enfermedades de Transmisión Sexual, Hepatitis y Tuberculosis de la Secretaría de Gobierno de Salud y también del portal oficial Comprar.gob.ar.

En ese sitio oficial habrían encontrado la inexistencia desde el mes de junio de 2019 del stock de un medicamento llamado Efavirenz y de las combinaciones Darunavir/Ritonavir, así como del comprimido compuesto por las drogas Tenofovir/Emtricitabina/Efavirenz.

Torchia deja en claro en el artículo publicado hoy, que además existe una degradación del área de Salud que se tiene que ocupar atender estas cuestiones. «Desde ese momento a hoy, tres profesionales renunciaron al cargo de Director Nacional de sida y numerosas movilizaciones fueron organizadas por decenas de asociaciones, activistas, ONGs y demás agentes sociales».

«La “peste rosa” ayer y el VIH hoy ha producido acá, allá y en todo circuito periodístico susceptible de ser definido como tal, comunicadores entrenados en la materia, portavoces y portadores de un conjunto complejo de saberes, irreductibles al mero plano de “los avances científicos” y “la salud” como únicos estandartes», escribió.

“Además, pudimos constatar que a partir de agosto no habrá disponibilidad de otros 15 medicamentos antirretrovirales”, explicaron en el informe los de GEP. La situación se da en todo el país y denunciaron que reciben cada vez más denuncias de faltantes y fraccionamiento, donde en vez de dar medicamentos para un mes, dan para 15 días.

 

En plena escalada de la noticia en las redes que sigue hasta el día de hoy, y a través de un comunicado en su web, la Secretaría de Salud desmintió en un primer momento que haya una “inexistencia” de stock, aunque informaron que hay una “disminución” en “algunas jurisdicciones” solo de la droga Darunavir 800/Ritonavir 100 mg.

La Fundación Huésped salió al cruce para desmentir el comunicado de la Secretaría de Salude e informó que el faltante es tal cual lo señala el informe del GEP. También adelantó que la provisión se regularizará pronto gracias a una donación de un laboratorio privado.

«La política hace rato es demorar las compras, subejecutar el presupuesto y así recortar el presupuesto. La donación de Richmond se venía gestando hace rato. El año que viene, Richmond «se cobrará» la donación. La responsable política es la misma que la de la Dirección de Inmunización, quien trabó la compra de vacunas: Miriam Burgos», agitó por Twitter, Franco Torchia.