Yung Beef no descansa y en pleno auge del trap, irrumpe con un nuevo disco de estudio, presentando su costado más bailantero en su nuevo álbum Perreo de la Muerte 2. También aprovechó para anunciar su tour europeo que arranca por España durante todo septiembre.

En su nuevo álbum El Perreo de la Muerte 2, Yung Beef se codea con nombres como La Zowi, La Goony Chonga, Kaydy Cain, Javielito, Albany, La Favi, Kid Favelas, Albany, Cecilio G , Jaguaclaw, Robert Menor, Pipo Beatz, Marvin Cruz, Soto Asa, Yeizei, entre otros talentos.

Y muy a pesar del subtítulo, Reggaeton is Dead, este es un disco de reggaeton. Eso, sí, menos optimista que el reguetón que triunfa y circula comercialmente en todo el mundo. Más underground, denso y oscuro, una especie de versión neorrealista del reggaeton mainstream, digamos que es el reggaeton de Yung Beef.

«No se puede ser un rapero de verdad si nunca has perrado», decía allá lejos y hace tiempo. De hecho, él mismo, Fernando Kit Kat es el responsable de la fiestas Perreo 69.

El Perreo de la Muerte 2 se compone de 12 temas de reggeaton suave, lento… lo dice incluso las letras de alguno de los temas de Yung Beef: “Dame reggeatón, pero a lo lento… Pero a lo lento baby, a lo lento baby”… “Ella es puta pero no la pago… Yo soy bacano, la invito a unos tragos… Los gitanicos morenos en los proyectos… Bailamos reggaeton pero a lo lento… Ey, pero a lo lento… Bailamos reggaeton pero a lo lento… Estuve con tu gata y me vine dentro, (ayy)”.

La nota de prensa de El Perreo de La Muerte 2 describe este nuevo álbum de Yung Beef como “un trabajo de magia negra que se usa para casos extremos, la persona no tendrá paz ni comiendo ni durmiendo, ni de día ni de noche hasta no encontrar tranquila en la otra persona”. Y a continuación describe un conjuro que incluye un sapo masculino y todo… La nota de prensa continúa con un texto de Aleister Crowley (1847-1947)… místico, escritor, pintor, alpinista, mago y creador de la filosofía religiosa Thelema que se basa en máximas como “haz tu voluntad: será toda la ley”.

Y en otra nota enviada por la editora Bolsillos Llenos, concluye con un divertidísmo artículo de Jesús Rojas, veterano periodista dominicano que describe la consternación del arzobispo metropolitano de San Juan al ver a la juventud puertorriqueña perreando a las puertas de la Catedral de Puerto Rico… “en panties y sin brasieres”, bailando “un género musical erótico-híbrido urban… vibrando al son de la erótica musica producida por los altoparlantes… dándole gasolina a las sudorosas jóvenes que tongobeaban sus voluminosos glúteos sin cesar, imitando actos sexules caninos…”. Un texto que al final reivindica el perreo combativo como movimiento anti Washington y contra gobiernos corruptos en general, el de Puerto Rico, incluido, claro. Es un texto del 31 de julio, en plena revolución reguetonera.